Manos cuenteras

Buenas tardes

img_20161111_160055

Hoy os traigo un cuento diferente. El viernes por la tarde, en clase, tocaba cuento pero esta vez no lo conté yo sola, ni lo sacamos de ningún libro, ni lo ha editado nadie,…

Esta vez hicimos un cuento comunitario entre todos. Lo primero que hize fue preguntar a cada uno qué les gustaría ser y unos me dijeron que futbolistas, otros médicos, otros princesas,…y se lo fui pintando en la palma de la mano. La última fui yo y me pinté un pirata.

Lo de pintarles la mano viene a colación del proyecto que tenemos entre manos (y nunca mejor dicho). Esta semana hemos estado con las manos y los pies (sus huesos, partes y demás). Y no se me ocurrió mejor manera de usar las manos de forma diferente.

Yo empezé la historia de un pirata que iba surcando los mares pero siempre estaba triste, tristísimo porque estaba solo en el barco y no tenía a nadie con quién viajar y compartir aventuras. Así se fueron uniendo cada uno a formar parte de la tripulación y cada uno hacía ago en el barco para que todo fuese como la seda. Unos dijeron que iban a remar, otros a hacer la comida, otros a limpiar,…hasta que todos estuvimos en el barco. Recorrimos todos los mares y tuvimos muchas aventuras hasta un día que llegamos a una isla con una casa muy grande aunque un poco vieja. Entre todos la reconstruimos y la hicimos nuestro hogar por siempre jamás.

Y así pasamos la tarde. Ellos tan contentos y yo más. No sólo por verles felices sino también por ver cómo ejercitan su imaginación y ver cómo van creciendo en todos los aspectos.

Y como dijo San Crispín, esta entrada llegó a su fin.