¡La auténtica historia de los tres cerditos!

Holaaaaa

lobo

Hoy os vengo a hablar de una de esas historias que seguro todos conocemos o nos han contado alguna vez: la historia de los tres cerditos. Peeeero esta vez veremos la nunca oida versión del lobo.

Silvestre (que es como se llama el lobo) nos cuenta que todo empezó por un estornudo y una taza de azúcar. Él estaba haciendo una tarta de cumpleaños para su abuela y se quedó sin azúcar así que fue a pedir a los vecinos. Y fijate qué casualidad que los vecinos eran los tres cerditos.

Cuando Sil (que es así como le llaman sus amigos) fue a la casa de paja le entró un tremendo estornudo y claro, derribó la casa con cerdito dentro y todo. Y claro, ahí muertecito pues se lo comió.

Lo mismo pasó con el segundo cerdo y cuando llegó a casa del tercero, éste empezó a insultar a su abuela y el lobo entró en cólera. Y claro, con todo el jaleo vino la policia y los periodistas. Éstos se inventaron todo lo de soplaré y soplaré y pusieron al lobo de malo malísimo. Y lo demás,como dicen, es historia.

Así que ya lo sabéis, al lobo le tendieron una trampa y aquí sí que podríamos decir que no es tan fiero el lobo como lo pintan ; P

Qué deciros de este cuento….. Me encanta que «los malos» tengan voz y que no sea todo blanco o todo negro. Siempre hay que escuchar todas las versiones en un asunto porque realmente no sabes qué ha pasado de verdad hasta que no lo haces.

Y como dijo San Crispín, esta entrada llegó a su fin.