¿De qué color es un beso?

Buenos días!

Así es como se llama el cuento que os traigo hoy (y que conté ayer en el II Cuentacuentos Solidario) y la pregunta que se hace una niña que todo el mundo llama MiniMoni.

Ella es una apasionada de la pintura, es lo que más le gusta en el mundo. Pero un día quiso dibujar un beso y no supo qué color coger  para pintarlo.

Así que se puso a pensar en diferentes colores. El rojo, el verde, el amarillo, el negro,…pero ninguno le convencía porque todos tenían cosas que le gustaban y cosas que no. Por ejemplo, el color rojo le gustaba por el rojo de la salsa de tomate que se echaba en los espaguetis pero el rojo también es el color del enfado (y nadie da besos cuando está enfadado). Y así con los demás colores.

Al cabo de un rato largo pensando qué color coger, decidió llamar a su madre para que le ayudase. Para saber la respuesta ya sabéis, a leer se ha dicho ; P

Las ilustraciones de este cuento me encantaron desde la primera ojeada. Acompañan al texto magistralmente e, incluso, lo complementan sin tener que escribir más de lo que ya está escrito.

Al final del libro te encuentras con una doble hoja en la que se lee la pregunta: Y tú, ¿de qué color crees que es un beso?, con un montón de corazones en blanco para que dibujes tus besos.

Y para terminar, también viene un medidor de estatura con una de las ilustraciones del cuento. Tres cosas por el precio de una ; )

Y como dijo San Crispín, esta entrada llegó a su fin.