Cómo lavar a un mamut lanudo

Hola!

El viernes tocó un cuento sobre mamuts. Más concretamente sobre cómo lavar a uno. ¿Habéis pensado alguna vez cómo lo haríais?

Esto es lo que les pregunté a los ñajos antes de enseñarles siquiera el libro. Me dieron sus pesquisas (todas válidas y maravillosas) y después les enseñé la portada en la que una niña (que llamamos Lorena a votación popular) estaba bañanado en una bañera a un mamut.

El cuento nos enseña diez pasos para poder realizar con éxito tan difícil tarea. Ya, de primeras, meter a un mamut en una bañera es más que complicado pero como vimos, lo más importante es que no se le meta jabón en los ojos al mamut. ¿Por qué? Pues porque…..mejor lo leeis y así, de paso, véis las estupendas ilustraciones que hay.

Y como dijo San Crispín, esta entrada llegó a su fin.