Nunca subestimes a un cangrejo ermitaño

Sí, ese es el título del cuento de esta semana. Nada más leerlo me llamó la atención y, por supuesto, me puse a leerlo inmediatamente.

Lo primero que llama tu atención es la simplicidad del libro. Fondo blanco con el dibujo y las letras en negro. Y el dibujo sólo está rotulado. La imgen acompaña y complementa al texto de manera excelente. Es simple pero efectivo.

La historia narra “la vida oculta” de un cangrejo ermitaño y la verdad es que ¡yo quiero esa vida! jejejeje. Nos cuenta que todo el mundo piensa que estos cangrejos llevan una vida muy aburrida, sin hacer nada e ignorando al mundo pero nada más lejos de la realidad.¡Hacen muchísimas cosas!

Para ver cuáles son y saber cómo termina el libro, obviamente tendréis que leerlo aunque no sé si estará en español. Yo lo encontré en Manchester, en una tienda de comics y, claro, está en inglés. Pero se entiende muy bien y, además, tiene poco texto.

Y como dijo San Crispín, esta entrada llegó a su fin.