Ver la luz

019-ver-la-luz

“Ver la luz”. Así se titula el último capricho que me encontré en una librería de esas que cuando entras te transportan a otro mundo. Otro día os hablo mejor de ella ; )

El caso que yo iba buscando cuentos (como no) para una sesión para bebés y mirando, mirando me topé con éste.

Lo primero que me llamó la atención es que viene en una bolsita de plástico; y eso ya te indica que no es un libro normal y corriente. Eso ya me llamó la atención, asi que, muy educadamente, pregunté si podía abrirlo.

Al responderme afirmativamente, lo saqué con cuidado de su envoltorio y empecé a leer. En cada página hay solamente una línea de texto y la ilustración correspondiente. Pero el dibujo es…mágico. En cada uno hay algo que hacer que hace que el texto cobre sentido y hace que nazca en ti una leve sonrisa y que tu corazón palpite con más ternura.

De principio a fin es una obra de arte y una gran adquisición que, como las mejores cosas de la vida, me vino sin avisar.

Os lo recomiendo 100% pues es un libro de esos que puedes y debes leer de vez en cuando a lo largo de tu vida.

Y como dijo San Crispín, esta entrada llegó a su fin.